“Éramos unos niños” – Patti Smith

PS¡Ha sido una lectura apasionante! Patti Smith nos abre las puertas de su memoria para mostrarnos el Nueva York de los 70 visto desde los ojos de una chica pueblerina de Chicago. Lo que narra en el libro es toda una trama de relaciones entre artistas de todas clases que buscaban la pureza del arte en cada una de sus expresiones, desde la escultura hasta la música pasando por la poesía, la pintura, etc… y sobre todo la relación tan íntima y mística que existía entre ella y Robert Mapplethorpe. 

Así, a priori, se podría esperar que el libro fuera la enésima biografía hecha por un mercenario con el que un músico venido a menos quiere volver a llenarse sus escuálidos bolsillos a costa de los fans, sin embargo este no es el caso. Se trata de una gran apuesta de la misma Patti Smith, que quiere rendir tributo a su amigo Robert contándonos lo importante que es para comprender el mundo que la rodea conocerle.

El libro comienza con una Patti Smith recién bajada del autobús del pequeño pueblo de Chicago, en el que vivía con sus padres, a la gran ciudad de Nueva York para perseguir una prosperidad que en su ciudad natal se le negaba. Pero los comienzos no son fáciles para nadie y menos en una despiadada ciudad como la gran manzana.

Dando muchos tumbos, en uno de sus trabajos precarios, conoció a Robert que perseguía el sueño de ser artista y, poco a poco, llegó a convertirse en su musa en las etapas incipientes de su carrera. Esto la condujo a verse rodeada de mitos del Nueva York de finales de los 60 como la “Velvet Underground” o el mismísimo “Andy Warhol” entre otros… que la empujaban a creer en la expresión artística verdadera que su corazón guardaba. Robert fue un apoyo capital, un punto de roca dura sobre el que construir, y esto provocó que naciera una historia de amistad que sólo se vería truncada por el SIDA.

Una cosa muy curiosa es que, para ella, comenzó una apasionante vida, pero en vez de romper con todo, no quiso perder los valores en los que había sido educada: Cultivó el gusto por la belleza que había aprendido desde pequeña y esto le condujo a crear poesía, siempre mantuvo la fe, incluso en los últimos momentos de la enfermedad de Robert y aún viviendo en los antros más antros de la ciudad que nunca duerme, siempre mantuvo sus modales.

Una lectura muy rápida (algo más de 300 páginas) que cuenta un bonito cuento sobre la búsqueda de la belleza y el arte verdadero que no depende de las capacidades técnicas, sino que dejes hablar a tu corazón creativo.

Eramos Unos Niños
Autor: Patti Smith
Editorial Lumen 2010

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s